Editorial 2010-08-25 13:08:42

La importancia del Aprendizaje

 
Por Jesica Falco * El auge de las carreras cortas abre el debate sobre cómo se aprende, qué esfuerzos realizamos, cómo nos vamos creando cómo sujetos * Las promesas de un mañana cercano.

En la actualidad, se pregonan las carreras cortas, con una rápida salida laboral dejando a un costado a aquellas carreras tradicionales que no sólo por las profesiones que desarrollan sino por sus historias académicas de gran envergadura tienen un lugar privilegiado en las políticas educativas argentinas.

El auge del sector privado en el espacio de la educación, dio lugar a un creciente desarrollo de carreras cortas que invitan a la inserción laboral instantánea. Pero no es aquí donde discutiremos los beneficios y las contras entre el sector público y privado, sino que nuestra mirada pretende detenerse en cómo vamos aprendiendo y cómo nos vamos creando como sujetos en relación.

Dice Alejandro Dolina en un ensayo muy difundido en nuestra amiga la internet: “En los últimos años han aparecido en nuestro medio numerosos Institutos, Establecimientos que enseñan cosas con toda rapidez…haga el bachillerato en 6 meses, vuélvase perito mercantil en 3 semanas, avívese de golpe en 5 días, alcance el doctorado en 10 minutos…”
¿Porqué florecen estos apurones educativos? Quizá por el ansia de recompensa inmediata que la gente tiene. A nadie le gusta esperar. Todos quieren cosechar, aún sin haber sembrado.”

Y es aquí donde está el punto a analizar, debemos saber que el aprendizaje tiene las más profundas raíces, es un proceso que implica una mirada amplia, abarcativa, lenta, compleja y que para aprender no podemos hacerlo a una velocidad rápida. Implica esfuerzos y perseverancia.

Dice Dolina, gran escritor argentino; “Todos nosotros habremos conocido un número prodigioso de sujetos que quisieron ser ingenieros pero no soportan las funciones trigonométricas. O que se mueren por tocar la guitarra, pero no están dispuestos a perder un segundo en el solfeo. Lo que en realidad quieren estos sujetos es disfrutar de los beneficios de cada una de esas actividades, sin pagar nada a cambio. Emprenda una carrera corta. Triunfe rápidamente. Gane mucho sin esfuerzo ninguno. No me gusta que se fomente el deseo de obtener mucho entregando poco. Y menos me gusta que se deje caer la idea de que el conocimiento es algo tedioso y poco deseable. No señores aprender es hermoso y lleva la vida entera.”

Cuanta verdad hay en estas palabras, aprender nos lleva la vida entera, porque el aprendizaje es un proceso interno que nos ayuda a analizarnos, a pensarnos, a actuar y así, a cambiar para mejorar. No podemos divulgar carreras sin esfuerzos porque así crearemos mentes sin esfuerzos, personas sin esfuerzos que llevan a cabo actividades sin esfuerzos.

Es hora de volver a recuperar la importancia de estudiar, de obtener conocimientos, pero no para ser un sabelotodo de la verdad, sino para generar en nosotros actitudes de entusiasmo por las cosas, de participación, de acción, de planificación, estudiar no para quedar en meras palabras sino para ser verdaderos hombres de acción.

Estudiar para no sólo ver las apariencias de las cosas sino todas las relaciones que se despliegan ante una situación, ante un objeto de estudio, ante un acontecimiento, ante la lectura de una noticia, ante la discusión de una ley, ante la vida. Estudiar para aprehender una mirada integral de la vida.


*Jesica Falco (Licenciada en Comunicación Social)
  















Tus Comentarios: